Lecciones de un niño: Sueña y sé feliz

img_79511p
Extracto del ejercicio de Bernabé, alumno de 5º de Primaria

“Pregunta del profesor: La lectura nos muestra a una niña feliz a pesar de su pobreza. ¿Qué crees que es necesario en la vida para ser feliz?

Respuesta: En la vida, para ser feliz no hay que ser rico. Para mí, para ser feliz hay que disfrutar de todo lo que dispones (tu abuelo algún día no estará contigo). Pienso que el amor es muy importante. La vida es una, hay que disfrutar al máximo. La vida no termina hasta que te rindes (dejas de soñar). Para mí eso es lo más importante.”

Mi hijo Bernabé, que hace 5º curso de Primaria, escribió este texto en un examen de Lengua Española comentando una lectura. Cuando el profesor se lo devolvió tras haberlo corregido le expresó una sugerencia motivadora: “Deberías escribir tus pensamientos más a menudo, lo haces muy bien.”

Con orgullo de padre lo leí y lo di a conocer a toda la familia con la enorme satisfacción de que mi hijo fuera capaz de expresar valores muy interesantes con un estilo tan sencillo, tan directo y tan impactante.

Creo que es digno resaltar en este texto las enseñanzas que desde mi punto de vista son sabias, por profundas, a la vez que fáciles de aplicar para lograr un estado de calidad y bienestar en la vida. Ya sabéis quienes me seguís en las Redes, #AnimoAPracticar.

Este niño de 10 años nos invita a:

Disfrutar de lo que se dispone. Si debemos aspirar al algo es a valorar, agradecer y disfrutar de lo que tenemos. Él apuesta por exprimir el jugo a lo que ya está a nuestro alcance.

Propone hacernos más conscientes de los secretos que se esconden en las relaciones sobre la felicidad del ser humano. Las personas que nos rodean son la principal fuente de felicidad. Dedicar tiempo a sentir agradecimiento por las relaciones de amor que hay en nuestra vida nos hará más seguros y felices.

Los niños suelen dar lecciones acerca de lo fundamental de la vida. Imagen RedCenit.
Los niños suelen dar lecciones acerca de lo fundamental de la vida. Imagen RedCenit.

Hay una decidida apuesta por el respeto y amor hacia las personas mayores. Tu abuelo algún día no estará contigo. El amor por los mayores nos hace más grandes, más auténticos, más seguros de quienes somos, pues nos ubica adaptativamente en la generación a la que pertenecemos contemplando la relatividad del tiempo y la realidad del proceso evolutivo que es la vida del ser humano.

Honrar tu propio origen. Apuesta por valorar y agradecer que somos las personas que somos gracias a nuestros ancestros, nuestros padres, nuestros abuelos…

Aceptar las cosas como vienen: …“algún día no estará contigo”. La aceptación es uno de los más importantes procesos en el camino que lleva a encontrarse a uno mismo, a reconocernos y sentirnos satisfechos con ser exactamente esa persona que somos.

Observar los aspectos emocionales como fundamentales. El Amor es muy importante. Hace poco he leído que las personas que expresan sus emociones, que consideran importante aprender acerca de las emociones propias o ajenas y cómo gestionarlas se hacen más fuertes. Tomar conciencia de más aspectos de las características de nuestra mente, de nuestra psique, de nuestra identidad nos tiene que hacer necesariamente más fuertes por poder más completamente cada una de nuestras necesidades y cualidades.

Soñar. ¡La guinda del texto es maravillosa! Si dejas de soñar estás vencido y la vida acaba. Soñar es vivir. Sueña, vive desde la ilusión, desde la imaginación y, por tanto, desde la creación de tu propia vida como una consecuencia de tus deseos optimistas.

Estas son, las más destacadas enseñanzas que mi hijo nos regala a los que tenemos la suerte de vivir nuestra vida muy cerquita de la suya. Me pareció un bonito regalo para nosotros y he querido compartirlo con todos.

La escucha activa, un valor fundamental con los más pequeños.
La escucha activa, un valor fundamental con los más pequeños.

Alguien me dijo en una ocasión que los adultos, a menudo pensamos que somos los responsables de mostrarles a los hijos, a los niños, cómo es el mundo. Muy a menudo esto es así. En otras muchas ocasiones son los niños, los hijos, los que nos dan lecciones acerca de lo fundamental de la vida. Realmente pienso que los niños tienen el poder de hacernos ver el mundo y la vida de un modo más auténtico y realista. Escuchemos activamente lo que tienen que decirnos y tendremos más oportunidades de ver la vida con optimismo. #AnimoAPracticar

Comparte Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *