Emociona tu respuesta (tu autoestima te lo agradecerá)

Algunas veces recuerdo como, cuando estudiaba, el profesor nos pedía “justifica tu respuesta”, al proponernos algunos ejercicios… Hoy sigo pidiendo a mis alumnos “justifica tu respuesta” cuando en alguno de esos ejercicios deseo que elaboren argumentos acerca del asunto del que estemos tratando.

Una simple palabra puede hacernos sentir mejor: No justifiques tu respuesta, ¡emociónala!
Una simple palabra puede hacernos sentir mejor: No justifiques tu respuesta, ¡emociónala!

Y no se por qué arte de pensamiento rumiante esa expresión me venía a la cabeza una y otra vez desde hace unos días: Justifica tu respuesta, justifica tu respuesta… ¿Qué le pasa a mi cerebro? ¿A qué viene tanta insistencia? Continúa leyendo Emociona tu respuesta (tu autoestima te lo agradecerá)

De la cordialidad al bienestar emocional en 6 gestos

Hoy os planteo De lo que os hablo es de esos comportamientos a los que llamamos como buenos modales. Suena un poco antiguo, ¿verdad? No obstante, yo a la práctica de estas reglas de cortesía les veo efectos psicológicos que hacen que nuestro estado mental se mantenga más positivo, que podamos experimentar bienestar emocional y que promueva conductas de cooperación, de colaboración, de interacción positiva con las personas con las que nos relacionamos y con nosotros mismos.

Yo me lanzo a explicaros la propuesta y ya luego vosotros me la vais criticando o me la aceptáis, que es lo que a mí me gustaría.13897107214_f75b2d495f_k Continúa leyendo De la cordialidad al bienestar emocional en 6 gestos