Cuidar el entorno de una relación o encuentro

[Antes de nada, permitidme recordaros que este artículo está relacionado con el anterior, al que accedes desde aquí.]

Estoy aquí, en el entorno en que me desenvuelvo ahora (vale cualquier lugar)… A mi alrededor hay música, ruido de personas que conversan despreocupadas de mi presencia, con una buena temperatura, una postura cómoda al estar sentado, una determinada luz que incide en la pantalla del ordenador…

Un ambiente propicio y agradable facilitará los encuentros

En los diferentes encuentros es importante cuidar el entorno en el que se desenvuelven puesto que las condicionan, las afectan y modifican. Muchas veces las cosas pueden suceder o no entre unas personas y otras gracias a que la relación se vive en un determinado entorno; en otros casos, lo que podría suceder deja de ocurrir porque en ese lugar no es posible que suceda eso y por tanto sucede otra cosa. Continúa leyendo Cuidar el entorno de una relación o encuentro

Dar tiempo a cada relación

Cuando hablamos de relaciones personales importa tanto el motivo que nos relaciona como el modo en que vivimos esa relación. Estoy pensando en todo tipo de relaciones, entre padres e hijos, familiares (primos, tíos, hermanos, familia política…), de pareja, profesionales, de amistad u otras.

Cuando experimentemos dificultades en las relaciones personales acudamos a cuidar mínimamente los siguientes aspectos:

El tiempo, el lugar y nuestra actitud personal. Continúa leyendo Dar tiempo a cada relación

Vivir hacia afuera (5 pasos hacia la generosidad y la felicidad)

Vivir hacia adentro es vivir para que nos atiendan, para que los demás hablen de mí, que nos presten atención y estén pendientes de nuestras necesidades. Todos necesitamos vivir hacia adentro pues todos necesitamos atención. Pero a veces abusamos de este estilo de vida por distintas razones y de este modo conseguimos justo el efecto no deseado: sentirnos desatendidos, olvidados, solos.

A veces nos convertimos en insaciables depredadores de atención y abusamos de reclamar directa o indirectamente ser el centro de las conversaciones, ser el contenido de la información: que se hable de nosotros. Pero esto no consigue otra cosa que hacernos sentir más olvidados, menos atendidos, más frustrados. No nos sentimos a gusto y hacemos sentir mal también a las personas a las que más estimamos, que es a las que más exigimos. Esta es una situación insostenible: Debemos cambiarla cuantos antes.Ego4 Continúa leyendo Vivir hacia afuera (5 pasos hacia la generosidad y la felicidad)